Fey, sonrisa que contagia

por Verónica Aguirre

La música en los años noventa en México no podría entenderse sin considerar el fenómeno que fue Fey. La chica, que se abrió camino en el espectáculo con su canción “Media naranja” y fue una de las primeras cantantes de nuestro país que incursionaron en el electro-pop, con un sonido diferente, alegre y bailable, quiere celebrar sus primeros 25 años de carrera a lo grande, con sus fans. Descubre más de ella en esta entrevista.

Fey nos recibe con la gran sonrisa que constituye su sello personal. Es una mujer con una energía interminable, y su inquietud la lleva a participar en un sinfín de proyectos para compartirlos con la gente. Sus padres le enseñaron desde pequeña que para alcanzar sus metas debía trabajar duro para lograr sus objetivos. Al respecto, nos dice: “Soy una persona que no se rinde, y sólo me detengo si tengo que cambiar de rumbo para cumplir lo que me propuse”.

Esa profunda entrega ha marcado toda su carrera, con periodos muy intensos y otros más tranquilos, pero siempre con la meta de entregar al público lo mejor de sí. Para celebrar sus 25 años de carrera tiene montado un gran espectáculo, que podremos disfrutar en cuanto termine la contingencia por el covid-19. En este show recorreremos la trayectoria musical de Fey, y veremos cómo han madurado sus sonidos con el tiempo. Además, la chica está muy satisfecha por ser la embajadora de la organización humanitaria World Vision para América Latina.

¿Qué diferencias hay entre Fernanda y Fey?

Fey es una ramificación de mi ser; es algo mío, es mi bebé, es mi voz hacia fuera, con la que logro comunicarme y acercarme a las personas. María Fernanda es una mujer fuerte, siempre en evolución porque está abierta al cambio, y eso es parte de su esencia, porque no se aferra a nada. Asimismo, es muy tierna y amorosa. A las personas de su entorno siempre les demuestra cuánto las ama. Juntas hacen una persona completa y sin prejuicios.

¿Cómo será la celebración de tus 25 años de carrera?

¡Cuánto tiempo!, pienso, y digo: “Estos años han pasado de repente”. Antes de la pandemia íbamos a poner en marcha la gira Fey Desnuda Tour; ahora, todos los planes se movieron para el próximo año. Empezaremos en México y recorreremos toda Latinoamérica. Durante los 25 años he sido muy apapachada por el público; realmente estoy muy agradecida con la gente, porque gracias a ella pude llegar a cada rincón de América con mis proyectos musicales. Entonces, en este show quiero mostrarles lo importantes que son para mí y regresarles un poco de todo el cariño que me han brindado.

¿Cómo es el show?

Es impresionante cómo usamos la tecnología. El escenario será una pantalla gigante y todo el recinto estará lleno de pantallas. Con ello haremos que la gente se sumerja en el show, que no sólo sean espectadores, sino que en ciertos momentos puedan tomar parte en él. Es un espectáculo único, con un gran trabajo detrás. Creo sinceramente que lo van a disfrutar, sean fans o no.

Con respecto a la música ¿tienes algún nuevo proyecto?

El tiempo de aislamiento me ha servido para hacer mucha música. En especial hice una colaboración internacional que daremos a conocer a finales de septiembre, es una canción perfecta para celebrar y compartir con mi público, sobre todo porque me acerco a mis raíces musicales, y estoy feliz de haber vuelto a ellas.

¿Cómo fue colaborar con él?

Fue increíble. Para esta canción, por la pandemia, colaboramos a distancia. Pero sin duda vamos a seguir trabajando juntos; por el momento, de lejos, hasta que la situación nos permita viajar. En nuestros planes está compartir el escenario. Lo hicimos hace algún tiempo, y tenemos grandes sorpresas.

En estos 25 años se cumplieron muchos sueños, pero ¿tienes alguno pendiente?

Sí, como que uno no puede decir: “Logré todo”, es imposible. Cuando llegas a cumplir un sueño, tienes diez mil más alrededor, porque no paras. Una vez que abres la caja de la creatividad, de la pasión, del sueño, empieza una revolución dentro de ti que te lleva a otro, otro y otro. Ahora, muchas veces nos empeñamos tanto en cumplir los sueños que no nos importa ir contracorriente, y debemos saber que a veces nuestro instinto nos habla y nos dice: “Por aquí no es”, y tenemos que escucharlo para ir por el camino correcto. Lo mejor es fluir con la vida y aprender a surfear las olas que nos presenta.

¿Qué significa para ti ser la embajadora de World Vision en Latinoamérica?

Es un gran regalo, que me hace sentir súper emocionada. Soy la primera embajadora de esta organización humanitaria internacional para América Latina. El que World Vision haya pensado en mí responde a uno de los grandes cuestionamientos en mi vida: “¿Qué hago para ayudar?”, porque a mí la gente me ha regalado tanto que sólo me queda devolverle un poco del cariño que me han brindado. Me motivó mucho que el principal objetivo de World Vision sea combatir la violencia infantil, para que los niños crezcan felices y desarrollen todas sus capacidades. Es un gran honor que hayan pensado en mí, pero también una gran responsabilidad.

¿Qué le diría la Fey de hoy a la de hace 25 años, que estaba a punto de lanzar su carrera musical?

Que no perdiera el tiempo en ver qué iba a pasar mañana, que disfrutara el presente al máximo, que hiciera exactamente lo que sentía en su corazón, su instinto, y que dejara que las cosas sucedieran a su tiempo. Creo que lo único que a veces nos saca del camino es que tenemos un proyecto, un sueño, y queremos que las cosas sucedan al instante. No, hay que soltarlo. Hay que creer en la energía del universo y dejar que pase cuando tiene que pasar, y mientras tanto seguir enfocado, trabajando, y disfrutarlo.

Si encontraras la lámpara de Aladino ¿cuáles serían tus tres deseos?

¿Solo tres? Bueno, pues… honestamente, siendo mamá hoy en día, el primero sería que Isabela, mi hija, y todos los niños del mundo vivieran una infancia feliz y que no vivieran situaciones que no corresponden a su corta edad; que crezcan siendo niños llenos de amor. El segundo, que cada uno de los seres humanos, sobre todos los adultos, tomemos conciencia y formemos una sociedad más inclusiva, que aprendamos a respetarnos unos a otros. Y tercero, conservar la capacidad de disfrutar todo lo que sucede en mi vida, y la inteligencia para entender cuándo me equivoco y poderlo corregirlo.

¿Cuál es tu canción favorita de todo tu repertorio? La que digas: ésta se quedó en mí por siempre.

Tengo varias consentidas, pero una que siempre me ha ligado con la gente es “Azúcar amargo”. Es una canción me hace transmutar; cada vez que la canto se apodera de mí y hace conmigo lo que quiere. Me transforma al interpretarla, y nunca sé qué esperar. Es impresionante lo que siento.

¿Cuál es el mejor consejo que te dieron tus papás?

Mi mamá, sobre todo, era muy buena consejera, y tenía varios dichos, pero recuerdo principalmente dos: “Después de la tormenta viene la calma” y “Después de la noche sale el sol”. Cuando pienso en ello, entiendo que debo tener paciencia para que cualquier situación desfavorable cambie.

¿Cuál fue el último libro que leíste, o el que más te ha gustado?

Hay muchos. Antes leía mucho más; ahora la tecnología nos tiene metidos en mil cosas más. Uno de mis libros favoritos es El libro tibetano de la vida y la muerte; es muy intenso, creo que es uno de los libros más bellos. Es de filosofía budista, y no importan tus creencias, al leerlo te deja muchísimo.

Te recomendamos:

Dejar un comentario