Vadhir Derbez, forjando un camino propio

por Redacción Distrito

Actor, cantante, músico y bailarín… éstas son sólo algunas de las facetas de Vadhir. Lo mismo podemos ver su talento en el cine que en programas de televisión como ¿Quién es la máscara? y Mira quién baila, y lo mejor es que fue ganador en ambos realities. Conversamos con él para saber más de su próximo proyecto.

Si bien se le conoce sobre todo por ser hijo de Eugenio Derbez, este joven actor y cantante tiene ya veintitrés años de carrera. Muchos lo recordamos por su interpretación de Marco López en la serie Vecinos; sin embargo, inició su trayectoria años antes, en el programa Derbez en cuando, con sólo 6 años. Desde entonces no ha dejado de trabajar. Durante los últimos tres años hemos disfrutado su talento en varias cintas de comedia, entre ellas Ladrones, donde compartió créditos con el actor Miguel Varoni y Fernando Colunga; Cómo ser un Latin Lover; El tamaño sí importa, y Veinteañera, divorciada y fantástica. El próximo mes podremos verlo en El mesero, donde dará vida a Rodrigo Sada.

¿Qué tanto de Vadhir tiene Rodrigo?

Creo que ambos tenemos la pasión, el drive hacia los que amamos. Rodrigo es un joven que busca salir de su zona de confort, sueña en grande, y el hacer realidad sus sueños es lo que lo lleva a vivir todas estas situaciones. En lo personal me siento de la misma forma: me gusta soñar en grande, nunca me pongo límites y no me estaciono en mi zona de confort, sino que siempre estoy buscando proyectos nuevos que me hagan sacar lo mejor de mí.

¿Alguna vez has mentido para conseguir un sueño o no perder algo que ames?

Seguro que sí, pero no recuerdo un ejemplo en este momento (risas). Realmente, no, porque nunca he estado en una situación parecida a la de Rodrigo.

Si te pusieran a elegir entre la música y el cine ¿por cuál te decidirías?

No puedo elegir, realmente es muy complicado, porque son dos cosas distintas. Las dos me encantan. La actuación la he hecho durante muchos años, y siento que estoy más acostumbrado a ella. Y al principio de mi carrera llevaba la música de la mano; sin embargo, me alejé un poco, y hoy apenas la estoy redescubriendo, explorando. Me emociona mucho… no sé, creo que elegiría la música, pero por muy poco.

¿Has tenido que luchar como Rodrigo para que te den una oportunidad o te abran una puerta en la actuación o en la música?

Totalmente. El mundo del entretenimiento es muy complicado, y quienes creen que tengo todas las puertas abiertas están muy equivocados. Al contrario: siento que muchas veces por llevar el apellido te ponen más a prueba, y ha sido un poco duro, sobre todo cuando quise pasar de la televisión al cine y a las series. Fue difícil, me tardé más de año y medio para que me dieran un papel, y pasé ese tiempo tocado puertas y buscando oportunidades.

¿Cuándo podremos ver a Vadhir en un género distinto de la comedia?

Justamente me tocó coprotagonizar una película en Texas, que se llama The Seventh Day; es una cinta de terror, y en ella trabajé con el actor Guy Pearce y el director Justin P. Lange. Hago el papel de un sacerdote, asistente de otro religioso que es especialista en exorcismos, y tengo que aprender de él para erradicar el mal en el mundo. Se esperaba el estreno para este año, pero el covid-19 cambió todos los planes. Realicé otra aquí en México, que se llama El amarre. Son dos proyectos interesantes, que me hicieron cambiar de género.

¿Qué le dirías a una persona que no ha podido cumplir sus sueños?

Primero, que tiene que confiar en su proyecto y analizar por qué no está sucediendo. Es probable que deba modificar su estrategia, pero debe tener paciencia y mantener la pasión que lo llevó a perseguir ese sueño, porque en cualquier momento puede realizarse. Sin duda encontrará gente que no crea en él o ella, pero si se mantiene firme, con el tiempo les demostrará lo equivocados que estaban.

¿Hay alguna anécdota que quieras platicarnos del rodaje de El mesero?

No hay una anécdota como tal. Más bien fueron muchos momentos que vivimos Bárbara y yo. Tuvimos una gran química, nos llevamos padrísimo, nos la pasábamos bobeando, y cuando en el rodaje teníamos que estar serios nos ganaba la risa, como cuando te da la hora simple, que te ríes de lo que sea; eso hacía que no nos concentráramos. Fue muy padre trabajar con ella.

Esto y más es Vadhir, un chico que, si bien viene de una familia talentosa, se ha propuesto trabajar el doble para realizar sus sueños. Texto Fernanda Pérez.

 

Te recomendamos:

1 Comentario

Avatar
Anónimo noviembre 5, 2020 - 11:26 pm

Es bueno saber que apesar que lleva un apellido muy conocido, para el joven vadhir no ve límites, es como si su alma evadiera al mundo.
Si observa todo atentamente, descubrira cosas que nunca hubiera imaginado. Incluso si ve algo que nunca antes ha visto, aún quedarán incontables misterios que nunca ha visto ni oído. Y solo pensar en descubrir una pequeña parte de todo eso le hace muy feliz.
Muchas felicidades joven vadhir.

Reply

Dejar un comentario